La frase del día

El que no durara para siempre, eso no significa... que no valió la pena.

miércoles, 11 de febrero de 2009

Ciberbullying

El cyberbulling no es otra cosa que el uso de la tecnología (internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales. No se trata aquí el acoso o abuso de índole estrictamente sexual ni los casos en los que personas adultas intervienen.

En otras palabras podemos describirlo como cualquiera de las posibilidades de uso de las nuevas tecnologías de la información y de la comunicación para hostigar con ensañamiento a su víctima; esto es, el uso del correo electrónico, los mensajes del teléfono celular, la mensajería instantánea, los sitios personales vejatorios y el comportamiento personal en línea difamatorio, de un individuo o un grupo, que deliberadamente, y de forma repetitiva y hostil, pretende dañar otro.

En este sentido, los agresores o bullies experimentan nuevas formas de agredir o humillar a sus víctimas en las nuevas tecnologías, ya sea en forma de amenazas por el celular, mensajes vejatorios, o la creación de una página web con el único objetivo de desprestigiar a un compañero o conocido.

Las herramientas disponibles en Internet ayudan a la propagación de este comportamiento favoreciendo el anonimato del agresor, convirtiendo, si cabe, el acoso escolar en red, en algo más dañino que la agresión cara a cara. Podemos afirmar que el acoso escolar "tecnologízado" comparte las características propias del Bullying: es intencionado, se establece una relación asimétrica de control y poder sobre el otro, es repetitivo o continuado; pero también presenta particulares que lo diferencian de otras formas de acoso presencial y directo.

Las formas que adopta son muy variadas y sólo se encuentran limitadas por la pericia tecnológica y la imaginación de los menores acosadores, lo cual es poco esperanzador. Algunos ejemplos concretos podrían ser los siguientes:
  • Colgar en Internet una imagen comprometida (real o efectuada mediante fotomontajes) datos delicados, cosas que pueden perjudicar o avergonzar a la víctima y darlo a conocer en su entorno de relaciones.
  • Dar de alta, con foto incluida, a la víctima en un web donde se trata de votar a la persona más fea, a la menos inteligente...y cargarle de “puntos” o “votos” para que aparezca en los primeros lugares.
  • Crear un perfil o espacio falso en nombre de la víctima, donde se escriban a modo de confesiones en primera persona determinados acontecimientos personales, demandas explícitas de contactos sexuales...
  • Dejar comentarios ofensivos en foros o participar agresivamente en chats haciéndose pasar por la víctima de manera que las reacciones vayan posteriormente dirigidas a quien ha sufrido la usurpación de personalidad.
  • Dando de alta la dirección de correo electrónico en determinados sitios para que luego sea víctima de spam, de contactos con desconocidos...
  • Usurpar su clave de correo electrónico para, además de cambiarla de forma que su legítimo propietario no lo pueda consultar, leer los mensajes que a su buzón le llegan violando su intimidad.
  • Provocar a la víctima en servicios web que cuentan con una persona responsable de vigilar o moderar lo que allí pasa (chats, juegos online, comunidades virtuales...) para conseguir una reacción violenta que, una vez denunciada o evidenciada, le suponga la exclusión de quien realmente venía siendo la víctima.
  • Hacer circular rumores en los cuales a la víctima se le suponga un comportamiento reprochable, ofensivo o desleal, de forma que sean otros quienes, sin poner en duda lo que leen, ejerzan sus propias formas de represalia o acoso.
  • Enviar menajes amenazantes por e-mail o SMS, perseguir y acechar a la víctima en los lugares de Internet en los se relaciona de manera habitual provocándole una sensación de completo agobio.
Las estudiantes adolescentes son las que más acosan a los cibernautas en la red, al sumar dos tercios de los agresores delatados en la web, según informó Protégeles, una asociación que procura la seguridad de los menores cuando navegan en la red.

El acoso online alcanzó el 20% de las denuncias recibidas por esa asociación en 2008, mientras que hace dos años apenas llegaban al 1%, y de éstas, sólo de dispone de la identidad de 30% de los agresores ya sea gracias a rastreos de orden judicial o porque los culpables se delatan.

De acuerdo con el reporte el 52% de las personas que fueron acosadas en 2008 tenía entre 13 y 14 años, y el 10% menos de diez años. En la mayoría de los casos conocidos los acosadores son chicas, con un 19%, frente a un 10% de chicos, aunque con respecto a las víctimas, en el 60% de los casos también se trató de mujeres adolescentesy como dice el buen amigo Ouroboros : Siempre lo he dicho, ELLAS son más cabronas.

La asociación advirtió que del ciberbullying registrado en la red un 45% se realiza a través de foros, redes sociales y del messenger, un 12% mediante el correo electrónico y un 19% vía celular.

Ayer, un total de 17 importantes redes sociales en internet como Bebo, Facebook, Google, YouTube y Yahoo! Europe firmaron un acuerdo para incrementar la seguridad de los menos cuando naveguen en la red.

El objetivo del tratado es proporcionar medios a los adolescentes para enfrentarse a los potenciales riesgos que puedan encontrar cuando navegan en internet, como el acoso cibernético o que tengan que revelar datos personales.

Por todo ello, y dado que muchos tenemos hijos, sobrinos y demás que están más que expuestos a esto, he aqui algunas medidas a tomar:

MEDIDAS PREVENTIVAS:

  • Los padres deben hablar con sus hijos sobre los valores y el comportamiento ético de sus compañeros
  • Deben informar a los hijos de las consecuencias negativas, tanto para la víctima como para el agresor, de llevar a cabo situaciones de bullying o cyberbullying
  • Escuchar y orientar a los hijos en sus problemas y preocupaciones, buscando siempre aquello que enriquece personalmente y humanamente al adolescente
  • Informarles y prevenirles de los aspectos negativos de las relaciones online con desconocidos
  • Los padres de niños que por sus condiciones personales se encuentran en riesgo de convertirse en victimas, deben estar especialmente atentos e informados del maltrato escolar
  • Prevenirles de los riesgos de divulgar online o presencialmente información personal
  • Preguntarle si conoce algún caso de cyberbullying cercano y exponerle algunas noticias o casos reales para debatir en familia.
MEDIDAS CORRECTIVAS:
  • No destruir las evidencias del cyberbullying (mensajes de texto, web, etc)
  • Tratar de identificar al ciberagresor (averiguar su IP, recurrir a especialistas en informática y a la policía)
  • Asegurar a tu hijo que el cyberbullying va a cesar
  • Hacer a tu hijo fuerte emocionalmente para que ignore el cyberbullying
  • Contactar con la compañía del medio que se ha empleado para cometer el acoso (compañía de teléfono, el dueño del dominio o sitio de la web,…)
  • Informar a la escuela, director y al orientador del centro, para recibir el apoyo necesario
  • Contactar con los padres del agresor
  • Recurrir a organizaciones especializadas en acoso escolar
  • Denunciar el acoso a la policía
Fuentes : El Universal, Cibersociedad.

1 comentario:

Ouroboros dijo...

Todo eso y más lo puedes encontrar en La Jaula, (lajaula.net) Que es de donde saqué la máxima que citas. (Por cierto, gracias, sabía que llegaría el día que alguien tomaría una refencia mía. Quiero agradecer a la academia... Sorry, me perdí)

Muy chida la entrada.