La frase del día

El que no durara para siempre, eso no significa... que no valió la pena.

viernes, 6 de noviembre de 2009

Ni dudo ni creo


...sino todo lo contrario.

Este post estaba destinado a aparecer el lunes, dia de los santos difuntos, pero pos me dedique a webonear y como muchos saben, tengo la promesa de no usar la compu en casa...o lo menos que se pueda, es mas bien por salud mental.

Bueno, pues estos días en que recordamos a nuestros difuntos, estan plagados de costumbres y tradiciones; ya sabes, ponerles su altar, visitarlos en su tumba (paso!), recordalos con más impétu y un largo etcétera que con tan solo salir a la calle puedes percatarte a que me refiero.

Precisamente el sábado que fui a cortarme el cabello, platicando con mi cortacabellos (asi le digo a Lauro quien me corta la melena desde hace más de 10 años) llegamos al tema de las experiencias fuera de lo cómun que se presentan en esas fechas. Me referiré a lo que me sucedió hace algunos años:

Hace ya algunos años, falleció mi carnal, un primo hermano con el que me identifiqué mucho y con el cual conviví mucho más de cerca que con mis propios hermanos. Hice referencia a él en este post. Con él teniamos la costumbre de salir a los antros, ir a comer, comprar, vacacionar y claro, a ver a las chicas. Un fin de semana no lo acompañe por estar con mi novia ahora mi fiera esposa, como a las 8 de la noche sentí un dolor inmenso en el pecho y todo el costado derecho, poco después vimos pasar una ambulancia que me estremeció de sobremanera, por lo que decidí irme a la casa, dado que me sentí verdaderamente mal sin encontrar explicación alguna.

A la siguiente mañana mi madre me despertó angustiada, les habían avisado que mi carnal habia sufrido un accidente ....y había fallecido. No lo podia creer, me resistia a creerlo. Al llegar a la casa de mi carnal, pude constatar con inmenso dolor que era cierto.

Lo raro fue que en la madrugada nos fueron a avisar, pero extrañamente ninguno en la casa habia oido el timbre, ni cuando nos tiraron piedras a las ventanas, ni mucho menos los gritos tratando de despertarnos, o del perro ladrando. Al enterarme de como habia ocurrido el accidente, me impacte al saber la hora, en ese preciso instante habia sentido aquel dolor intenso, además de que la ambulancia que vi pasar iba precisamente a atender esa emergencia.

Años después, fui sometido a una intervención quirúrgica, cuando salí me llevaron de inmediato a mi habitación (era una clinica privada), solo mi fiera estaba en ella, la demas familia habia salido un momento a comer. Le dijeron a mi fiera que tardaria en despertar ya que habia sido necesario dobletear casi la dosis de anestesia. Minutos después mi esposa vió que me incorporé hasta quedar sentado, abracé a alguien, musité unas palabras y volvi a acostarme, ella pudo percibir un destello en la habitación que atribuyó a que algun auto habia pasado y reflejado la luz del sol...las cortinas estaban cerradas.

Fuí tomando conciencia casi 30 minutos después, y aún un poco sedado lo primero que dije fue :

- mi carnal vino a verme...¿ lo vieron ?

Hace 3 años al poner en casa el altar, con un poco de desgano he de confesarlo, nos dimos cuenta que no habían cervezas, ni cigarros (yo dejé de fumar hace años por una promesa), asi que le dije a mi mujer:

- pues no hay de otra, pongamos la fruta nada más...espero que no se enoje mi carnal y los abuelos por no ponerles sus chelas...

Colocamos la fruta entre ellas unas manzanas, mismas que colocamos de manera que no rodaran o se cayeran. Al darnos la vuelta para ir a la terraza por las flores una manzana pasó rodando a mi lado...estabamos a poco mas de 3 metros del altar. Mi fiera y yo nos quedamos viendo, sabiamos que las manzanas estan bien colocadas y no habia manera que rodaran. Lo único que atiné a decir fue:

- vamos por cervezas y cigarros...

Desde entonces hasta ahora, procuro poner lo necesario en el altar, sencillo y sin caer en la exageración, pero siento que debo cumplir, si es posible describirlo asi.

No he divagado mucho en las cosas que han sucedido, se que hay escépticos, hay quienes creen, pero a final de cuentas cada quien tiene su opinión...y es respetable.

y tú, ¿ tienes alguna experiencia que puedas contarnos ? anda, anímate y cuentanosla.



Carnal, sabes bien que te recuerdo siempre.

2 comentarios:

Puchemon dijo...

Woooooow!!!! que denso, la verda nunca me ha pasado algo parecido pero si llegare a suceder me surro de a madres hahaha Saludoa Buen Ed animow!!!

Esparta dijo...

Esa escena contigo todo sedado, levantándote y abrazando a alguien se ha de ver visto bien creepy, Yo luego luego hubiera llamado al sacerdote para que te exorcizarán, jajaja!. Yo solo puedo decir que el día que falleció mi abuelita a causa de un atropellamiento, ella estaba barriendo afuera de su casa como cada mañana y siempre la saludaba de lejos y me despedia para irme a trabajar, pero ese día no la salude de lejos, fui hacia ella y le di un beso y un abrazo, me dio su bendición y me fui, recuerdo con nostalgia ese momento por que no se que me hizo hacer eso, pero creo que fue a manera de despedida.