La frase del día

El que no durara para siempre, eso no significa... que no valió la pena.

jueves, 6 de marzo de 2008

¿ Cuánto amas a tu hijo ?


Muchos lo saben, y los que no, se enteraran: detesto las cadenas.

Y me refiero a las cadenitas esas donde te envian mensajes de amistad, de amor, oraciones, niños muriendose, etc., sencillamente no me las creo, y aunque me las manden en buena onda, la neta es que las borro. Muchas dicen que si la reenvias recibirás una sorpresa. y si, sorpresivamente te empezará a llegar un chingo de spam.

Me llegó un correo de un cabrón del cual a diario recibo por lo menos 4 o 5 correos de cadenas, y que a pesar de las n veces que le he mentado la madre, sigue enviando; sin embargo, el asunto me llamó la atención, ya que es un provervio de Confucio, y como sabrán, muchas de sus máximas son auténticas y reales.

Asi las cosas, transcribo el mensaje, porque al leerlo me hizo identificar muchas cosas que vivo a diario con mi hija, el texto es el siguiente:

El amor que les tenemos a nuestros hijos nos lleva muchas veces a cegarnos y a olvidar lo que los hará felices a la larga. Es muy común en estos tiempos que los padres de familia, sobre todo los de ciertos recursos económicos, les construyamos un mundo irreal, sacado de un cuento de Walt Disney, aislándolos así de la realidad.

Cuando tarde que temprano el cuento termina, nuestros hijos se enfrentan a un mundo que desconocen, que no comprenden, lleno de trampas y callejones sin salida que no saben sortear, y las consecuencias son peores a las que quisimos evitar.

Hace poco la imagen de un padre con lágrimas en los ojos conmovió profundamente al mundo entero. Pelé, el gran ídolo del fútbol de los últimos tiempos, quien a diferencia de otras ocasiones, dio una de las ruedas de prensa más tristes y dolorosas de su Vida: su hijo, Edson de 35 años, fue arrestado junto a 50 personas más en la ciudad de Santos-Brasil. El hijo de Pelé fue acusado de asociación delictiva con narcotraficantes y puede ser condenado a 15 años de cárcel. Con lágrimas en los ojos, el ex futbolista brasileño admitió públicamente que su hijo resultó involucrado en una pandilla de traficantes de cocaína arrestados por la policía. Pelé dijo a los medios:

- “Como cualquier padre, es triste ver a tu hijo metido en grupos como ése y ser arrestado, pero él tendrá que sufrir las consecuencias”. Y agregó,- “Desafortunadamente, yo quizás estaba demasiado ocupado y no me di cuenta. Es lamentable, porque yo siempre he peleado contra las drogas y no noté lo que pasaba en mi propia casa.”

Pelé es un personaje mundial admirable como deportista y hombre honesto que no perdió su humildad como otras figuras del deporte. Sin embargo, es triste que un hombre bueno y talentoso como él se haya “distraído” en su jugada más importante: la formación de sus hijos.

La historia de Pelé no es un hecho aislado. Por desgracia es la vida de cientos de padres de familia de estas épocas atrapados en una agenda saturada de trabajo y de compromisos fuera de casa. Papás que compensan la falta de atención a sus hijos con bienes materiales.. Los inscriben en las mejores escuelas, los rodean de lujos y comodidades y piensan que con eso ya cumplieron con su tarea de padres, cuando lo único que han logrado es formar niños que desconocen el hambre y tiran lo que no les gusta. Hijos tiranos, pequeños monstruos insoportables y prepotentes que sufrirán y harán sufrir a sus semejantes porque desde pequeños se han salido con la suya. Muchachitos que creen que sentir frío o calor es cuestión de aire acondicionado, que el cansancio que han sentido se limita a caminar unas cuantas cuadras porque no hallaron estacionamiento frente a la discoteca, jovencitos que piensan que el trabajo de los padres es firmar cheques para que ellos tengan todo lo que se les antoja.

¿Qué posibilidades tienen nuestros hijos de convertirse en hombres y mujeres de bien si los papás les damos todo y no les educamos la voluntad? ¿Qué hijos estamos formando si con nuestra actitud les mostramos que el dinero es lo más importante en la vida?.

Confucio decía “Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío”. Proverbios señala “Corrige a tus hijos”.

Cuánto bien hacen los padres a los hijos cuando ponen esa máxima tan sencilla en práctica. Y cuánto daño les hacen al ponerles todo en bandeja de plata. Hay muchas realidades que como padres quisiéramos desaparecer; el sufrimiento de los hijos, el exceso de sudor, de esfuerzo, y las carencias económicas. Sin embargo, quizás esas realidades no los hagan felices de momento, pero a la larga puedan forjarlos como hombres y mujeres de bien.
Ojalá que más padres de familia tengan la inquietud de enterarse por dónde andan sus hijos. Que no les vaya a pasar que cuando tengan tiempo deban decir: “Estaba demasiado ocupado y no me di Cuenta”.


Sé que a algunos les agradará, otros lo verán como un texto pendejo más...allá cada quien, el libre albedrío es eso, tómalo ó dejálo.

Hija mía, te amo !

1 comentario:

Blue dijo...

MUY buena, creo que así le pasó a mi jefe, al final desafortunadamente falleció, con menos de 35 años. A pesar de que sabía las otras realidades, creo que no supo valorar lo afortunado que era... La rolaré a mis amigos papás..